ga('send', 'pageview');
Oviedo 2A, Alcalá de Guadaíra
636 994 031
colabora@axsialcala.com

¿Cuál es el balance de Alcalá dos años después de las municipales?

AxSí, el Partido de Andalucía en Alcalá de Guadaíra

Andalucía Por Sí resume su balance del estado de Alcalá de Guadaíra dos años después de las elecciones municipales con motivo del Foro Oromana.

Con motivo del Foro Oromana celebrado la pasada semana, desde Andalucía Por Sí hacemos público nuestro balance de la gestión del gobierno de PSOE y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra en estos dos años de mandato.

De antemano hay que señalar el efecto de la pandemia en nuestras vidas y que, como es lógico, también ha afectado a nuestra institución. Qué duda cabe. Sin embargo, a nuestro juicio la pandemia ha sido usada como argumento recurrente a problemas que poco o nada tenían que ver con la misma. Sin embargo en este análisis dejaremos fuera la gestión política y municipal del COVID al no haberse realizado aún la evaluación de políticas públicas que una situación así requiere.

En estos dos años se ha avanzado en algunas cosas. La más importante, la reanudación del Tranvía tras años de mala gestión administrativa. Esto no es de competencia municipal, pero qué duda cabe que es un avance destacable.

En el ámbito municipal, valoramos propuestas que buscan ampliar los aparcamientos de la Plaza del Duque, o la reanudación del Vial Intermedio y la Ronda Sur. Son infraestructuras necesarias. También la puesta en marcha -aunque con reservas- de algunos Consejos de Participación, tras más de una década de dejación de funciones. Sobre los problemas de limpieza se están comenzando a dar pasos, aunque tememos que la basura siga siendo un conflicto si no se toma en serio la gestión medioambiental integral.

Frigorífico y latas en pleno barrio de Rabesa

AxSí: Vigilando al gobierno y mejorando Alcalá

Los andalucistas compartimos la necesidad de recuperar el Centro y, en especial, la calle Nuestra Señora del Águila. Pero dicho esto, la realidad es que Alcalá no está mejor que hace dos años. O al menos, no todo lo mejor que podría estar. No podemos olvidar que este gobierno es el que cuenta con más personal técnico y político de toda la historia de la democracia. Y ese no es el problema. El problema es que la gestión pública no es acorde a los recursos que destinamos a ella.

La ciudad sigue manteniendo los problemas de siempre. Especial mención merece el desaguisado e improvisación perenne del urbanismo local: Primero se proyectó un aparcamiento en la zona forestal del Parque Centro y, de no ser por este grupo, y muchos vecinos, estaríamos hablando de un nuevo atentado ambiental en Alcalá.

El asunto del baipás del centro ha sido un error garrafal desde el principio. Error que, por cierto, perpetúa el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que aporta pocas soluciones, y como el caso del baipás, nada sostenibles.

La improvisación en la calle La Mina ha sido constante. Error tras error. Al final solo sabemos que el proyecto lo están realizando los técnicos municipales y que solo se harán, por ahora, las obras del primer tramo. Aquí la transparencia ha brillado por su ausencia. La Mina, evidencia la falta de planificación urbanística, económica y social, de los asuntos pendientes que dependen del Ayuntamiento de Alcalá. Y para ejemplo, solo citaré algunos:

  • El Centro Deportivo Zacatín sigue esperando a que una empresa lo pueda poner en marcha. Aunque los trámites ni se han iniciado. 
  • La Plaza, es decir el mercado de abastos, un espacio comercial abandonado completamente a su suerte, y sin la menor idea de cuál será su destino.
  • Casa de la Juventud. Donde tenemos serias dudas de que este proyecto se vaya a realizar en este mandato. 
  • La reurbanización de Orellana, de la que solo tenemos información por las redes sociales de la alcaldesa. Un canal que, permítanme la apreciación, no consideramos adecuado para dar cuenta de la gestión pública del gobierno al resto de la Corporación municipal.

Campaña andalucista en defensa del Parque Centro

Balance del estado de Alcalá: Patrimonio abandonado

Y, en el balance sobre el estado de Alcalá, llegamos al patrimonio local. Nuevamente, el gran abandonado. Gandul sigue durmiendo. Los edificios patrimoniales de El Derribo y la Cuesta de Santa María, o lo que queda de ellos, vuelven a ser utilizados nuevamente para captar subvenciones europeas que, una y otra vez, pasan de largo. 

¿Y para qué queremos más dinero, si el verdadero problema es la gestión del que ya tenemos? Debemos saber que tenemos una lluvia de millones de euros de los planes europeos, del superávit, de los planes de la Diputación y algunas otras subvenciones.

Sin embargo, cada año el dinero acaba en el cajón, con un superávit multimillonario porque el gobierno de Alcalá no tiene la capacidad de gestionar tantos recursos. Esta es la realidad de la que probablemente nadie hable y nadie se preocupe en mejorar. Pero es tan fácil como ver la ejecución del presupuesto cada año.

A nosotros nos duele Alcalá. Y nos gustaría hacer un balance mucho más positivo. Pero queremos ser justos con la realidad que vemos cada día. La que nos cuentan los vecinos de los barrios a los que vamos, como Pinares de Oromana y su abandono crónico. O como Rabesa, exactamente en la misma situación.

Andalucía Por Sí, es el grupo más pequeño de la Corporación, pero hemos llevado a pleno propuestas y preguntas de los asuntos anteriormente expuestos: el patrimonio municipal, los problemas medioambientales y de sostenibilidad o la resolución de problemas urbanos y de convivencia en distintos barrios de Alcalá. Llevamos al pleno todos los asuntos que nos permiten las limitaciones del gobierno. Proponemos en todo lo que se nos permite proponer. Participamos donde se nos da la posibilidad de hacerlo. Pero cada vez, en el Ayuntamiento de Alcalá, hay menos espacio para preguntar, proponer y participar.

Villa Esperanza

PSOE y Ciudadanos: Gobierno de postureo y propaganda

Las herramientas a nuestro alcance para llamar la atención del gobierno para que actúe, con cada vez menos. La mayoría absoluta de PSOE y Ciudadanos, ha promovido en este tiempo restar espacio y capacidad de acción a la oposición. Prueba de ello es el nuevo ROM, que nos vimos obligados a aprobar si no queríamos ver reducida nuestra acción política municipal a la mínima expresión.

Con todo esto, y para finalizar, el balance del estado de Alcalá en estos dos años -covid mediante- es el de un gobierno desbordado en la gestión diaria de los problemas habituales. Es una ciudad que no acaba de dar pasos decisivos para salir de sus conflictos crónicos y de forma muy evidente se aprecia un exceso abrumador de propaganda y postureo gubernamental que no responde a los problemas de Alcalá y mucho menos es de utilidad para la gente.

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.